Viernes 26 de Noviembre 2021
HABLAR SOLO

Hablar solo: la práctica que te permitirá conectar con tu “yo” interior

Está en tu mano saberlo.

Hablar solo. Fuente: (Google).
Escrito en VIDA & ESTILO el

Hablar solo es un hábito mucho más común de lo que parece. Aun cuando puede ser una práctica satirizada, lo cierto es que puede ser un signo de que somos más maduros que antes. Vygotsky lo catalogaba como “habla privada”. Es un indicio de que estamos entrando en nuestro desarrollo temprano, según La Mente es Maravillosa. 

Cuando el niño se convierte en adulto comienza a internalizar sus pensamientos. De acuerdo al mismo medio, hablar solo puede denotar que estás cuerdo. Laura E. Berk, profesora e investigadora del desarrollo infantil, afirmó que dicha necesidad por parte del ser humano no desaparece en ninguna etapa de la vida. 

Fuente: (YouTube/ Adquiere El Éxito).

¿Es un problema hablar solo? 

Lejos de quedarse ahí, alegó que la práctica de hablar solo puede irse y regresar cuando nos encontramos ante situaciones nuevas que nos cuesta controlar. A nivel psíquico, dicha acción puede resultar muy útil para que el individuo adquiera nuevas habilidades y supere los obstáculos que se le presentan en la vida. 

Fuente: (YouTube/ Chequeo General).

Lejos de significar que estás perdiendo la cordura, el hablar solo puede ayudarte en varias instancias de tu vida. Según el medio anteriormente nombrado, “hablar con uno mismo en voz alta no solo alivia la sensación de soledad, sino que te permite desahogarte y ordenar tus ideas”. Poniendo en voz alta lo que estás pensando puedes darte cuenta si lo que estás pensando merece la pena o no. 

Fuente: (YouTube/ Lifeder).

Incluso en el caso de que ya hayas tomado una decisión beneficiosa para ti, puede suponer la confirmación que necesitas. Un punto indispensable para que esta práctica funcione positivamente es que te hables con respeto. Decir cosas negativas sobre ti, solo agrandará los sentimientos malos, al contrario valórate y habla contigo como si fueras tu mejor amigo. 

Valorar las opciones que tienes en voz alta, motivarte, felicitarte y ponerte objetivos son cuatro modalidades que puedes utilizar para usar esta práctica a tu favor.